MAL QUISIERA


Que sí, que no…
Quisiera ser como tú:
una tormenta
que arrasa con saña,
que arrolla sin piedad,
que arremete con furia.
Una tormenta
que jura ser una brisa refrescante,
un soplo purificador.

Que no, que sí…
Quisiera ser  como tú:
capaz de convencer a los ojos que cegaste con tus relámpagos,
a los oídos que ensordeciste con tus truenos
y a las espaldas que quebraste con tu viento despiadado,
para que busquen refugio en tu ombligo.

Que sí, que no…
Quisiera ser como tú:
 capaz de arrebatar la compasión derramada sobre tus víctimas,
para vestirte de gala con ella
y enternecer a las estrellas del firmamento.

Que no, que no…
No quiero ser como tú.